Enchapado en oro

Los términos “enchapado en oro” y “dublé” son utilizados en Argentina para designar cosas diferentes cuando, en realidad, el proceso de fabricación de ambos es muy similar.

Comúnmente en nuestro país se diferencia a las piezas “enchapadas en oro” de las fabricadas con “dublé”. Cuando se habla de una joya “enchapada en oro”, por lo general, se hace referencia a un recubrimiento de metal precioso realizado sobre la totalidad de la superficie de una pieza, mientras que una pieza con “dublé” se entiende que incluye uno o varios apliques recubiertos en oro y soldados sobre una superficie de plata. Si bien en un caso el enchapado ocupa toda la pieza y en el otro abarca sólo los apliques, la teoría detrás de ambos procesos es la misma.

Tanto el “dublé” como el “enchapado en oro” consisten en la adhesión de una capa de Oro 18k o 20k sobre otro material (bronce o latón, que es una aleación de Cobre y Zinc) a través de un proceso termo mecánico de presión y temperatura. El recubrimiento de oro sobre latón o bronce se logra a través de un proceso físico por el cual no es necesario utilizar ningún material de aporte entre estos, como por ejemplo soldadura. En este proceso una capa queda adherida a la otra, aunque técnicamente no se puede hablar de soldadura, ni tampoco de fusión o aleación, ya que los componentes no se mezclan. Una vez lograda la unión de las láminas por medio del calor y la presión, el material enchapado suele venderse a los fabricantes de joyería para su utilización en joyas.

En otros países se habla de “Gold Filled” y “Gold Plated”. Al igual que el “enchapado en oro” y el “dublé”, ambos se fabrican con el mismo método, pero la diferencia está dada por una cuestión de calidad: tienen distinto porcentaje de oro. En Estados Unidos existe una regulación por la cual la cantidad de oro que debe tener el Gold Filled debe ser de por lo menos una veinteava parte del peso total de la pieza. En el caso del Gold Plated, la cantidad de oro puede ser inferior. En ambos casos se exige llevar un sello de calidad que lo identifique de una u otra forma.

En Argentina, no hay legislación respecto a este tema y existen partidas de Dublé con diferente concentración de oro, por ejemplo al 10%, 25% y hasta el 60%. Esto significa, por ejemplo, que un material al 10% presenta 10gr. de oro cada 100gr. de material y menos que la pieza esté identificada con el sello correspondiente, es imposible reconocer a simple vista si una pieza está confeccionada puramente con oro o si está recubierta.

Las piezas enchapadas son más económicas que las de oro sólido aunque tienen virtudes similares: resistencia, durabilidad, belleza y son hipoalergénicas, ya que la piel no entra en contacto con el metal subyacente. Las mismas pueden tener relieves o estampados pero no suelen tener engarces.

Los usos que se pueden dar al “dublé” suelen ser muy variados y dependen de la imaginación y habilidad de cada fabricante. En la actualidad el material es utilizado en la confección de todo tipo de alhajas.

Diseño asistido por computador (CAD)

El diseño asistido por computador, conocido por sus siglas en inglés CAD (Computer Aided Design), es el uso de un amplio rango de herramientas computacionales que asisten a los profesionales del diseño en sus respectivas actividades. Estas herramientas se pueden dividir básicamente en programas de dibujo en dos dimensiones (2D) y modeladores en tres dimensiones (3D). Las herramientas de dibujo en 2D se basan en entidades geométricas vectoriales como puntos, líneas, arcos y polígonos, y los modeladores en 3D añaden superficies y sólidos. En los dos tipos de programa, el usuario puede asociar a cada entidad una serie de propiedades como color, capa, estilo de línea, nombre, etc., que permiten manejar la información de forma lógica y ordenada.

De los modelos pueden obtenerse planos en escala, con cotas, anotaciones, referencias, etc., para generar la documentación técnica específica de cada proyecto y obtener piezas reales mecanizadas. La diferencia entre el trabajo en 2 y 3 dimensiones no es tan sustancial en el momento en el que dominamos los programas y los volúmenes en el espacio, pues un dibujo 2D se puede convertir fácilmente en un dibujo 3D y viceversa, dependiendo del programa que utilicemos.